EXTORSIONA EMPRESA ELÉCTRICA A GOBIERNO DE ESPAÑA PARA CONGELAR SUS PRECIOS

Tal como lo viene advirtiendo el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, el riesgo de permitir que la iniciativa privada tenga el control absoluto de la generación y distribución de la energía eléctrica es que el único objetivo de algunas empresas es el lucro, sin importar en absoluto el consumidor final.

Prueba de ello es el más reciente incremento en el precio de la luz en España, que en esta ocasión representa el 67 por ciento, lo cual coloca el mega watt hora en los 186.46 euros, o sea, más de 440 pesos mexicanos. Esto significa que el servicio básico de energía eléctrica es prácticamente impagable para la mayoría de los casi 28 millones de consumidores españoles.

Un claro ejemplo de las consecuencias de que la generación y distribución de la energía eléctrica sea privada es que las empresas pueden presionar al Gobierno en perjuicio de la población, tal como lo hace IBERDROLA en el momento en que el precio de la luz en España es el más alto de su historia, privando a miles de usuarios de la energía necesaria para preparar alimentos y calentar sus hogares.

Y es que esa empresa ha condicionado la opción de congelar sus precios a cambio de que el Gobierno se abstenga de aplicar las tibias medidas emergentes anunciadas, exigencias a las que las autoridades han tenido que ceder ante la imposibilidad del gobierno para generar electricidad al carecer de instalaciones propias.

Bajo el argumento de “apoyar a las energías limpias”, en Europa ha continuado la privatización, a pesar de que sólo una mínima parte de la energía generada proviene de tecnologías “aceptables” como la eólica y la solar, pues en su mayoría es producida con otras tecnologías más “sucias” que además, están sujetas a los precios de sus insumos.

Por ello, IBERDROLA solicitó al gobierno que retire sus iniciativas legislativas, sosteniendo que las empresas eléctricas no se han beneficiado del alza de precios, sino que, en su opinión, han soportado los costes “desorbitados” de un gas natural más caro. Además, la empresa privada, pidió al gobierno español, no imponerle impuestos, a los que calificó como “lesivos”.

“IBERDROLA, en la medida de sus posibilidades, asumirá el incremento de costes energéticos para no trasladar a la industria española la situación de los mercados internacionales”, dijo la empresa por medio de un comunicado, al que agregó sus condiciones: “Pero el gobierno debe entender que no se debe gravar la producción en un momento tan delicado, especialmente para comprobar que no se han producido beneficios extraordinarios”.

Cabe recordar que España está viviendo una crisis energética debido a los incrementos de la electricidad, pues las empresas privadas están cobrando excesivos costos a los ciudadanos, generando con esto recibos impagables.

F: SLÍNEA

El Chapucero

0

A %d blogueros les gusta esto: