RUSIA PODRÍA DECLARAR UNA SEMANA ¡NO LABORAL! EN TODO EL PAÍS POR COVID-19

El Gobierno ruso propuso esta mañana declarar días no laborables en todo el país del 30 de octubre al 7 de noviembre para frenar el avance de los contagios de la pandemia de COVID-19, que se cobró en las últimas 24 horas la vida de más de un millar de personas, mientras los contagios superan los 30,000.

“Proponemos declarar del 30 de octubre al 7 de noviembre días no laborables en todo el territorio nacional”, declaró la viceprimera ministra de Rusia, Tatiana Golíkova, en una reunión del Gobierno dedicada a la crisis sanitaria, con el objeto de frenar los contagios de COVID-19.

La alta funcionaria también propuso adelantar esta medida en las regiones de Rusia con mayor número de contagios COVID-19 al sábado 23 de octubre.

El propuesta será debatida este miércoles en una reunión con el presidente Vladímir Putin.

El propio primer ministro, Mijaíl Mishustin, calificó esta medida restrictiva de “difícil, forzosa y necesaria”.

 “El número de enfermos crece y es necesario contener el avance de esta peligrosa infección”, señaló, al indicar que se mantendrá el uso de cubrebocas y distanciamiento social obligatorio en los espacios públicos para así evitar contagios.

Por su parte, la jefa sanitaria rusa, Anna Popova, constató que, pese al incremento de los contagios, las medidas adoptadas actualmente “son insuficientes”, y lamentó que hasta ahora solo 28 regiones rusas decretasen el uso de códigos QR recomendado por el Gobierno.

“El desarrollo de la situación epidémica exige un mayor número de medidas y una reacción mucho más rápida”, urgió.

Popova señaló que en estos momentos se observa un “crecimiento prácticamente simultáneo” de los contagios en todas las regiones rusas, al explicar que durante la semana pasada se detectaron 222,241 nuevos casos de COVID-19, un 15.5% más que en la anterior.

El ministro de Sanidad ruso, Mijaíl Murashko, informó de que en estos momentos hay 225,000 pacientes hospitalizados con coronavirus en el país y se observa una tendencia al alza del número de enfermos graves, hecho que relacionó con un insuficiente nivel de vacunación.

Por ello, Popova señalo que 63 de las 85 regiones rusas han impuesto la vacunación obligatoria para “determinadas categorías de ciudadanos”. El total de fallecidos por COVID-19 se sitúa en lo que va de pandemia en 225,325, si bien los datos oficiales sobre exceso de muertes en el mismo periodo triplican este número.

Las autoridades achacan el aumento de los casos no solo a la mayor agresividad de la variante Delta del coronavirus y la coincidencia con la temporada de la gripe, sino también al bajo ritmo de vacunación y el incumplimiento de las medidas sanitarias.

Las cifras de contagios comenzaron a ascender en agosto y se dispararon después de las elecciones legislativas de mediados de septiembre. Hasta el momento en todo el país han recibido la pauta completa de vacunación 47.2 millones de ciudadanos, el 32.3% de la población, insuficiente para alcanzar la inmunidad de rebaño.

F: FORBES

El Chapucero

0

A %d blogueros les gusta esto: