EMBAJADOR EN HAITÍ CALIFICA POLÍTICA DE BIDEN COMO “DEFECTUOSA” AL RENUNCIAR

A tan sólo dos meses de tomar el cargo, el enviado especial de Estados Unidos para Haití, el embajador Daniel Foote, presentó su renuncia al considerar como «inhumanas» las deportaciones masivas de haitianos desde la frontera de Texas de quienes abandonaron su país caribeño ante la creciente agitación política y los desastres naturales.

Daniel Foote manifestó en su carta de dimisión que la política de Estados Unidos para con Haití «sigue siendo profundamente defectuosa», al tiempo de exponer que sus consejos continúan siendo “ignorados”.

Esta decisión se produce días después de que circularan imágenes impactantes de un campamento de migrantes bajo un puente en Del Río, Texas, así como de agentes de la Patrulla Fronteriza a caballo utilizando tácticas intimidatorias para bloquear a los migrantes que intentaban cruzar el río hacia Estados Unidos; «A pesar de que altos funcionarios estadounidenses condenaron esas imágenes, el gobierno de Joe Biden sigue deportando a miles de haitianos a su país de origen, a pesar de la inseguridad que reina allí tras el terremoto y el asesinato del presidente del país en julio.

«No me asociaré con la decisión inhumana y contraproducente de Estados Unidos de deportar a miles de refugiados haitianos e inmigrantes indocumentados a Haití, un país donde los funcionarios estadounidenses están confinados en recintos seguros debido al peligro que suponen las bandas armadas que controlan la vida cotidiana», dijo Foote en su carta de dimisión, que fue enviada al secretario de Estado, Antony Blinken, el 22 de septiembre.

Foote, que es un veterano funcionario de carrera del servicio exterior, continuó cuestionando la política de enviar a la gente de vuelta a un país «sumido en la pobreza, rehén del terror, los secuestros, los robos y las masacres de las bandas armadas y que sufre bajo un gobierno corrupto con alianzas entre bandas».

Foote era un diplomático estadounidense con una carrera de puestos algunos de los destinos más difíciles del mundo, incluyendo Irak y Afganistán, así como varios países en América Latina.

El Departamento de Estado nombró a Foote, como enviado especial para Haití «para facilitar la paz y la estabilidad a largo plazo y apoyar los esfuerzos para celebrar elecciones presidenciales y legislativas libres y justas», según el anuncio en julio, días después del asesinato del presidente Jovenel Moise.

Foote también criticó el apoyo de Estados Unidos al primer ministro de Haití, Ariel Henry, y a la pequeña élite política del país, a pesar de las demandas de los grupos de la sociedad civil de un acuerdo más amplio para poder celebrar nuevas elecciones; «La arrogancia que nos hace creer que debemos elegir al ganador -de nuevo- es impresionante».

El exembajador fue nombrado anteriormente subsecretario adjunto en la Oficina Internacional de Estupefacientes y Aplicación de la Ley (INL) del Departamento de Estado y también estuvo destinado en la embajada de Estados Unidos en Kabul, Afganistán. Fue dos veces Jefe Adjunto de Misión, en Santo Domingo (República Dominicana) y en Puerto Príncipe (Haití). previamente, dirigió las operaciones de la INL en Colombia, y dirigió el Equipo de Reconstrucción Provincial de Estados Unidos en la provincia de Maysan, Irak.

Aprendió español como voluntario del Cuerpo de Paz en la zona rural de Bolivia.

F: Univisión

A %d blogueros les gusta esto: