BORIS JOHNSON BUSCARÁ COMERCIO TRANSATLÁNTICO CON EL T-MEC

En su visita a Nueva York y Washington DC esta semana, el primer ministro no se ha comprometido a asegurar un acuerdo de libre comercio entre Gran Bretaña y Estados Unidos para el momento de las próximas elecciones generales en 2024.

También ha reconocido que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tiene «mucho pescado para freír», ya que minimizó las posibilidades de que pronto se llegue a un acuerdo entre los dos países.

Una figura de alto rango del gobierno ha sugerido que una ruta alternativa para impulsar el comercio transatlántico podría ser que el Reino Unido se una al acuerdo de libre comercio existente entre los EE. UU., México y Canadá, conocido como USMCA o T-MEC.

Otra opción podría ser buscar una serie de acuerdos más pequeños entre el Reino Unido y Estados Unidos sobre temas separados, «Hay diferentes formas de hacer esto, la pelota en su cancha y se necesitan dos para bailar el tango», reveló la fuente.

Cuando se le preguntó sobre las perspectivas de un acuerdo comercial entre Estados Unidos y el Reino Unido, mientras se sentaba junto a Johnson antes de una reunión en la Casa Blanca el martes por la noche, Biden dijo: «Hoy vamos a hablar un poco sobre el comercio y vamos a va a tener que trabajar con eso «.

La idea de un tratado de este tipo tras el Brexit es uno de los objetivos más buscados por el gobierno británico, aunque con la llegada de Biden a la Casa Blanca parece que el tema, que había avanzado durante el mandato de Donald Trump, que dijo que sería «fantástico y grande», se ha estancado. «Estamos impulsando nuestra agenda compartida», le dijo el primer ministro a su homólogo estadounidense. «Queremos reconstruir el mundo con usted» así como «renovar y fortalecer nuestro vínculo transatlántico».

Pese a las palabras amables, lo cierto es que el tema del comercio, prioritario para el Reino Unido tras su divorcio con la Unión Europea, que se hizo realidad el 31 de diciembre del año pasado, no parece ser prioritario para Biden, que se limitó a darle largas a Johnson diciendo que el aspecto comercial de la relación bilateral es algo en lo que «hay que trabajar» y no rechazó la afirmación de su predecesor, Barack Obama, de que Gran Bretaña estaría «al final de la cola» para un acuerdo de este tipo, pese a que Johnson había insistido anteriormente en que el Reino Unido sería «el primero en la fila».

Cabe recordar que la posibilidad de un acuerdo comercial con la mayor potencia mundial fue vendida por los partidarios del Brexit como uno de los principales beneficios de dejar de pertenecer a la Europa comunitaria.

F: SKYNEWS / ABC

0

A %d blogueros les gusta esto: