SALE A LA LUZ INVESTIGACIÓN “CUBIERTA” CONTRA EX MAGISTRADO PRESIDENTE DEL TEPJF

El magistrado Felipe Fuentes Barrera, quien acaba de ser relevado en la presidencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) pretende despedir a Rommel Moreno Manjarrez, de la dirección general de Investigación de Responsabilidades Administrativas del Tribunal por haber investigado “el uso indebido de los talleres de la institución para restaurar al menos cinco automóviles de colección propiedad del mismo Magistrado”.

De acuerdo con el periodista Álvaro Delgado, Moreno Manjarrez envió una carta a los integrantes del Comisión de Administración de Consejo de la Judicatura Federal, Loretta Ortiz Ahlf, Bernardo Bátiz y Jorge Antonio Cruz Ramos, donde les informa de las represalias de Barrera Fuentes contra él por hacer su trabajo al iniciar la investigación a partir de una queja que recibió de manera anónima sobre posibles faltas administrativas de servidores públicas del TEPJF, con relación a la restauración de cinco automóviles propiedad del ex magistrado Presidente interino.

Cabe recordar que dicho escándalo estalló con la publicación por el diario El Universal, que da cuenta de la restauración de varios vehículos clásicos que fueron restaurados por órdenes de Fuentes con cargo al TEPJF por un valor de un millón 778 mil 500 pesos, aunque el magistrado niega lo anterior con el argumento de que el costo fue cubierto de su propio bolsillo.

Todavía cuando la investigación se encontraba en curso, el compañero magistrado Felipe de la Mata Pizaña ordenó a Rommel Moreno que le entregara todo el expediente que había integrado, incluyendo lo relativo “a la evolución del patrimonio o bienes del magistrado Fuentes Barrera”, llegando incluso a “prohibirle” que continuara con la investigación argumentando que a partir de entonces “lo harían los magistrados”, quienes cabe recalcar que hasta el momento no han hecho nada.

El texto narrado por Álvaro Delgado, dice “Siendo las 14:00 horas de esta misma fecha, fui recibido en la oficina del Magistrado Felipe Alfredo Fuentes Barrera, en la Sala Superior, quien inmediatamente que se percató de mi presencia tuvo un trato sumamente descortés e irrespetuoso, cuestionándome y diciéndome de manera prepotente las cuestiones siguientes:”

Preguntando si el reporte contenía todas las investigaciones en curso a cargo del área.

Inquiriendo por qué razones tenía esa cantidad de investigaciones y si es que acaso no tenía autonomía para resolverlas.

Preguntando cuántos éramos en el área y por qué éramos tan ineficaces.

Cuestionando por qué razones le había dado entrada a una denuncia anónima en su contra.

Preguntando por qué motivos lo había investigado y había solicitado sus declaraciones patrimoniales.

Exigiéndome de manera muy alterada y hostil mi renuncia por haberlo investigado.

El periodista recalcó que “No pasa desapercibido, además, que amén de no atender a los acuerdos de tipo político a que llegaron las Magistraturas, se percibe en la actitud del Magistrado un cierto encono y molestia por haber investigado conductas irregulares en el manejo del taller institucional en las que posiblemente él tuvo intervención y que están siendo investigadas por sus pares en la Sala Superior del propio Tribunal Electoral”.

A %d blogueros les gusta esto: