NO SE DEBE JUSTIFICAR LAS MATANZAS DE LOS CONQUISTADORES: AMLO

El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, encabezó la ceremonia de conmemoración de los 500 años de Resistencia Indígena México-Tenochtitlan 1521 desde la Plaza de la Constitución, Zócalo, en la Ciudad de México.

“No se debe justificar las matanzas realizadas por los conquistadores. No hay justificación alguna para tanta matanza”, recalcó el mandatario mexicano, al conmemorar este viernes 13 de agosto “500 años de la caída, de la toma, de Tenochtitlán”, al tiempo de ofrecer “perdón a las víctimas de la catástrofe” que dejaron los españoles en toda Mesoamérica y, principalmente, en el territorio mexicano.

Durante su discurso en la ceremonia, el presidente de la Nación señaló que “¿Las matanzas de miles de indígenas trajeron civilización a la tierra que Cortes bautizó como la Nueva España? ¿Valieron la pena tantas muertes?, tanto pueblo arrasado, saqueado y quemado. Tantas mujeres violadas, tantas atrocidades ordenadas por el mismo Cortes y por él relatadas en sus cartas al Rey”.

El mandatario consideró ofensivo y ocioso el volver a la polémica de que los originarios de Mesoamérica, y los mexicas eran bárbaros que comían carne humana y criticó a quienes tienen una visión simplista y afirman que Hernán Cortés no “conquistó” sino que “liberó” América.

El primer mandatario abundó el contexto histórico en que ocurrieron los hechos y negó la idea de que los mexicas fueran bárbaros caníbales e indicó que la idea de que Moctezuma era un tirano puede ser cierta, sin embargo, los hechos narrados en las crónicas reflejan que sus opositores se sumaron a Cortes por sentirse libres y no por vivir como esclavos.

López Obrador, parafraseando al escritor e historiador Fernando Benítez recalcó en su discurso que “Entre las llamas que achicharraban a los herejes y los sacrificios aztecas hay pocas diferencias”.

El mandatario recalcó que “Las conquistas, las invasiones, las guerras, siempre serán un riesgo para la humanidad. Además del agravio principal, traen consigo afectaciones culturales, sociales y daños colaterales. Suele pasar que la ambición y la tristeza viajan, viven y duermen juntas. Políticos, monarcas y hombres de Estado no deben omitir estas lecciones que surgen de amargas realidades y se convierten en enseñanzas mayores”.

Finalmente, el presidente de la República declaró que “Ojalá todos hagamos el compromiso de la no repetición, de no repetir los mismos errores y horrores. Pongamos fin a esos anacronismos, a esas atrocidades y digamos nunca más una invasión, una ocupación o una conquista, aunque se emprenda en nombre de la fe, de la paz, de la civilización, de la democracia, de la libertad o, más grotesco aún, en nombre de los derechos humanos.

No debemos aceptar que el poder militar, la fuerza bruta, triunfe sobre la justicia; debemos en cambio procurar que desaparezca de la faz de la tierra la ambición, la esclavitud, la opresión, el racismo, el clasismo y la discriminación, y que solo reine e impere la justicia, la igualdad, la paz y la fraternidad universal” concluyó.

A %d blogueros les gusta esto: