DIPUTADO ACUSA JUICIO DE DESAFUERO POR “PERSECUCIÓN POLÍTICA”

A menos de 24 horas de llevarse a cabo el segundo periodo extraordinario en la Cámara de Diputados para el desafuero de los diputados Saúl Huerta, de Morena, y Mauricio Toledo, el legislador del PT, este último se dijo inocente del delito de enriquecimiento ilícito por el que se le imputa y acusó que el proceso en su contra es parte de un “juicio y persecución política”.

A través de sus redes sociales, el petista acusó también que es víctima de desprestigio “desde la sección instructora de la Cámara de Diputados y la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (CDMX), mediante un procedimiento donde ha sido evidente la violación sistemática al debido proceso, para llevarme a toda costa no sólo a un juicio de procedencia, sino para someterme arbitrariamente a un proceso penal que podría traer como consecuencia privarme de mi libertad siendo inocente”.

Toledo reiteró que “Lo que está en duda es el actuar de la Sección Instructora por el uso tendencioso de dicho órgano legislativo que, como instrumento del Estado, su presidente Pablo Gómez y la titular de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México han utilizado en complicidad para perseguirme políticamente por considerarme su enemigo político”, por lo que responsabilizó a las autoridades de la CDMX de la integridad de él o de su familia, quienes, para el diputado, también son víctimas de persecución.

El petista señaló en su comunicado que el proceso por el que se llegó al juicio de desafuero “está plagado de irregularidades, falsedades y violaciones al Estado de Derecho, al debido proceso y al principio de presunción de inocencia”.

Mauricio Toledo acusó que «En principio, manifiesto a ustedes que soy inocente del cargo que se me ha fabricado. No enfrento un juicio de carácter legal, sino un juicio político en donde quién me señala hace uso de los instrumentos legales y de las instituciones encargadas de procurar justicia para consumar su propósito».

Finalmente, el diputado petista recalcó que el “Llevarme a un juicio de procedencia con falsedades no sólo vulnera mis derechos más elementales, sino que sienta un peligroso precedente para que después, todos estemos en riesgo de ser acusados maliciosamente por el hecho de ser enemigos políticos de hoy quienes ostentan el poder en la Ciudad de México”.

A %d blogueros les gusta esto: