¡ME VALE! ISRAEL NO AYUDARÁ A MEXICO CON ENTRADICION DE TOMÁS ZERÓN

Un alto exfuncionario mexicano acusado de poner en riesgo la investigación de un conocido caso de secuestro masivo se ha refugiado en Israel. El caso de extradición en su contra, mientras tanto, se encuentra enredado en un forcejeo diplomático a causa del tratamiento que Israel da a los palestinos, según funcionarios israelíes y mexicanos.

Las autoridades mexicanas han acusado al funcionario, Tomás Zerón de Lucio, el exdirector del equivalente mexicano del FBI, de secuestro, tortura y manipulación de evidencia en la indagatoria sobre la desaparición de 43 estudiantes en 2014 y de malversación de unos 50 millones de dólares en fondos estatales relacionados con otro caso.

Zerón, que afirma que los cargos son falsos y con trasfondo político, ha solicitado asilo en Israel, donde ha vivido casi dos años.

Israel no ha tomado medidas ni sobre el pedido de extradición ni sobre la solicitud de asilo, para consternación de los funcionarios mexicanos, las organizaciones de derechos humanos y las familias de las víctimas de la masacre, que aún buscan esclarecer los hechos que rodearon la desaparición de sus seres queridos en el sur de México en 2014.

Israel no ha comentado públicamente sobre el caso, pero un alto funcionario israelí dijo que estaba siendo ralentizado a manera de toma y daca diplomático en contra de México, que ha apoyado las indagatorias de las Naciones Unidas sobre las denuncias de crímenes de guerra de Israel contra los palestinos.

“¿Por qué habríamos de ayudar a México?”, dijo el funcionario, que habló bajo condición de anonimato para poder ofrecer un panorama franco sobre la disputa diplomática.

El funcionario también indicó que el pedido de asilo de Zerón podría estar justificado y que aún estaba siendo investigado.

Zerón, quien fuera jefe de la Agencia de Investigación Criminal de México, fue más conocido por liderar la campaña que condujo a la captura en 2014 del narcotraficante Joaquín “el Chapo” Guzmán.

Como el más alto funcionario de seguridad de México, Zerón también estuvo al frente de la investigación por el secuestro y presunta masacre de 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa en el estado de Guerrero el 26 de septiembre de 2014. Agentes municipales de policía de la ciudad de Iguala obligaron a los estudiantes a bajar a la fuerza de un autobús, los subieron a vehículos policiales y nunca se les volvió a ver.

Incluso en medio de una desenfrenada violencia del narcotráfico que aquejaba a México en ese momento, el caso conmocionó al país y se convirtió en símbolo de la corrupción del sistema de justicia nacional.

Presionado para resolver el caso por el presidente de México en aquel entonces, Enrique Peña Nieto, quien había prometido combatir el crimen y la impunidad, Zerón encontró en su investigación que los policías de Iguala colaboraban con un grupo criminal que mató a los estudiantes, quemó sus cuerpos y tiró las cenizas a un río.

Pero un panel de investigadores internacionales desacreditó su investigación y encontraron que testimonios cruciales se realizaron bajo tortura, que se hizo mal manejo de las pruebas y que se ignoraron pistas prometedoras. En particular, la investigación de Zerón desestimó la presencia de militares y policías federales en el lugar, lo cual presentaba el ataque como un asunto estrictamente local en el que participaba una policía municipal corrupta.

Cuando en 2018 tomó posesión el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, prometió reabrir el caso. Desde entonces, se han encontrado fragmentos de los restos de dos de los estudiantes y el gobierno ha buscado capturar a decenas personas en relación con el caso, entre ellos Zerón.

Se informó que Zerón huyó a Canadá en 2019. En septiembre de ese año, según otro funcionario israelí, voló a Israel, país que no tiene tratado de extradición con México. En diciembre de 2019, al vencerse su visado de turista, pidió asilo político, alegando que los cargos contra él son falsos y parte de un intento del presidente actual por ajustar cuentas con su predecesor, de acuerdo con altos funcionarios israelíes familiarizados con su solicitud.

El paradero exacto de Zerón no se conoce y no fue posible contactarlo para que comentara para este artículo.

Los funcionarios israelíes indicaron que la solicitud estaba siendo evaluada y atribuyeron el retraso a la gran cantidad de pedidos de asilo que recibe Israel. Cuando los funcionarios mexicanos pidieron su extradición el año pasado, la solicitud pausó el caso de asilo, indicaron los funcionarios israelíes.

Pero al menos parte de la explicación de la tardanza de Israel podría no estar relacionada con Zerón o los hechos detrás de la masacre.

México también investiga si Zerón malversó más de 1100 millones de pesos, unos 50 millones de dólares, que estaban destinados para equipo de defensa e inteligencia que, en varias instancias, no se llegó a entregar. No está claro si todos esos negocios involucran a las empresas de inteligencia israelíes.

F: NYTIMES

A %d blogueros les gusta esto: