DENIS DRESSER REVELA QUE UN HOMBRE LA AMENAZÓ: “MUÉRETE, CHAYOTERA”

La periodista Denise Dresser reveló que un hombre, escondido detrás de su cubrebocas (pandemia-COVID-19) hace unos meses cuando me encontraba en el supermercado le dijo “Muérete, chayotera”, una y otra vez, hostil, vociferante, entre las filas de frutas y verduras.

A través de una columna titulada “Muérete, chayotera”, publicada en Reforma, la periodista contó la anécdota de los hechos y reveló que al salir del supermercado, corrió y volteo a ver si alguien la siga, “en ese momento me sentí sola y desamparada como el día en que recibí mi primera amenaza de muerte en 2006, tras la elección turbulenta, en la cual voté por AMLO, pero me deslindé de su comportamiento postelectoral, llegó el primer macanazo a mi correo electrónico: Andrés Manuel te manda decir que tienes dos opciones: irte del país o un accidente automovilístico”.        

Dresser explicó que “al leerlo sentí pánico. Intuí que lo había enviado algún fanático, de esos que dañan sus causas, pero aun así no podía respirar. Recuerdo haberle hablado al director de “Proceso”, quien me aconsejó denunciar, lo cual hice. No pasó nada, como suele suceder cuando alguien agrede a una mujer o una periodista o a una comunicadora”.

La periodista asegura firmemente que asegura que, desde aquella primera amenaza, hace ya 15 años, recibe miles de mensajes similares o peores, “de todos los bandos políticos, de priistas, panistas y anexas. Sólo que ahora Twitter y Facebook amplifican el nivel agresión, verbal, las redes se han vuelto tóxicas para las mujeres. No escribo desde la victimización; hablo desde la sororidad para acompañar a otras en vida pública, objetos de una violencia que desde las redes salta a las calles. El ciberacoso que es otra forma de acoso de género como lo explica la organización Ciberseguras”.

En su Relato Denise comenta que “el internet no es un mundo aparte; no es sólo un espacio virtual separado de nuestra vida no virtual. Ahí se humilla, se agudizan patrones, se juzgan maneras de habitar el cuerpo, se maltrata, se degrada, se desacredita”. Al mismo tiempo, señala que antes en las redes su nombre estaba asociado con columnas, libros o conferencias, sin embargo “ahora soy atacada y mi cara colocada encima del cuerpo de un buitre, los memes donde aparezco en camisa de fuerza de «mujer loca», obliterando 30 años de trabajo y crítica al poder autoritario en todas sus encarnaciones”.

Al concluir su columna Denis Dresser expresó que “bastaría con ignorar, bloquear, dejar de criticar o vivir con miedo, pero no podemos vivir amordazados y muchos callarnos y dejar el espacio público para expresar nuestras ideas”.

Por: Publio Romero.

El Chapucero

0

A %d blogueros les gusta esto: