Mar. Jun 22nd, 2021

El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, recuerda que México ha padecido por siglos de corrupción y el fraude electoral, al tiempo de recalcar que la falta de democracia es lo que llevó a la decadencia al país.

Durante su conferencia de prensa mañanera, López Obrador hizo mención de el gran fraude de la elección de 1988, donde impusieron la Presidencia a Carlos Salinas de Gortari y luego se ordenó la quema de las boletas con los votos de los mexicanos, “para que no quedara ninguna evidencia se quemaron todos los paquetes electorales”.

El Jefe del Ejecutivo Federal, declaró que los jóvenes deben desconocer que antes de la sesión “formal” que decidió la quema de las boletas “subió a la tribuna Diego Fernández de Cevallos, que supuestamente era opositor, a defender el punto para que se quemaran las boletas, pero antes de eso, porque llegaron a eso después de que se incendió una parte del edificio del Congreso, donde estaban las boletas, nada más que el viento sopló”.

López Obrador declaró que “ya no les quedó más que hacer formalmente el acuerdo para quemar las boletas. Entonces imagínense lo que significó la imposición del 88, fue la entrega de todos los bienes del país a particulares, ahí se creó el llamado “grupo compacto. El Salinismo como política” que todavía padecemos, se entregaron los bancos, las empresas, las minas… todo. Ahí en ese sexenio se dio la mayor desigualdad económica y social en México. Un país donde siempre ha habido desigualdad, en ese sexenio fue donde se presentó la desigualdad como un “monstruo”, por eso Salinas es el padre de la desigualdad moderna”.

De igual forma, Andrés Manuel López Obrador recalcó el fraude del 2006, en el cual Él mismo se vio involucrado, donde una vez entregado el poder del país, “la primera decisión es declarar la guerra a la delincuencia organizada, fue pegarle un “balazo a lo tonto al avispero”, no había un diagnóstico, no había una estrategia, era para ganar legitimidad, lo que no se había logrado en las urnas, con votos, con democracia, se buscaba ganar con actos espectaculares y también quedando bien con gobiernos extranjeros “buscando quedar bien”. De igual forma, llamó al exmandatario Vicente Fox Quesada un traidor a la democracia porque avaló y respaldó ese fraude electoral, “desde 1929 hasta el 88 un partido en la presidencia, décadas, y empezamos a dar los primeros pasos y el fraude del 88 y el del 2006, y fíjense la paradoja, quien llega por primera vez a la presidencia desde la oposición en el 2000, se convierte en un traidor a la democracia que avala, respalda e impulsa el fraude en 2006”.

López Obrador refrendó que el fraude electoral ha dejado un daño muy grave en el país, por ello hizo un llamado al pueblo mexicano para denunciar y así no permitir que vuelva a suceder.

Por: Publio Romero.