Vie. May 7th, 2021

En Nuevo León, con más de 100 años cumplidos y pese a estar postrada en una cama debido a una ruptura de cadera, Olalla López Arreaga no puede recibir su vacuna contra el coronavirus por un “error” en su CURP y según el documento, la mujer sólo tendría cuatro años.

Giovanni Conde García compartió el martirio que cruza su abuela, quien vive en el primer sector de la colonia Urbi Villas del Rey, en Monterrey, “es fecha que no vacunan a mi abuela, aparece como una persona de cuatro años por el CURP (Clave Única de Registro de Población), pero tiene 104 años”.

El nieto de Olalla declaró que, han informado a los funcionarios correspondientes que no puede caminar y tiene 10 años postrada en la cama por su estado de salud, sin embargo, continúan siendo ignorados para poder administrar la vacuna, “se registró, pero el sistema no la tiene capturada, ella es de 1916 y en la cita de Monterrey la registramos, pero en el CURP aparece 16/12/14, es decir, 14 de diciembre de 1916, y a ellos les aparece del 14 de diciembre del 2016, entonces, hablamos y nos cancelaron (la cita para la vacuna)”.

Con angustia y temor por el coronavirus, Giovani declara que “nos dicen que nos debemos esperar a nuevas vacunas o instrucciones. Ella no puede caminar porque se quebró la cadera, por su edad ya no se puede operar y soldó mal, y por tal motivo no la podemos mover.” (…) “Ya hemos llamado varias veces y nos indican que el sistema no la tiene registrada, el sistema los tiene registrados a partir del año 1920 en adelante, así nos expusieron”.

Conde García aseguró que “en el parque Tucán fuimos a registrarla y nos dijeron que no les autorizaban registrarla. Al menos eso nos dijeron y esta semana volvimos a hablar y nos dijeron que como lo hicimos fuera de tiempo no se pudo registrar”; la familia sólo espera que Olalla pueda estar protegida por la vacuna contra el coronavirus.

Por: Publio Romero.